TÉCNICA DE LA TROVA PAISA: Cómo se construye la trova


TÉCNICA DE LA TROVA

El Metro
Acento Final
El Ritmo
Licencias Poéticas
La Sinalefa
El Hiato
La Diéresis
La Sinéresis
Estilo
Tropos
Enlaces

LA TROVA es una creación literaria, oral e improvisada, mediante una estructura de cuatro versos octosílabos. En la trova paisa debe haber rima consonante entre los versos segundo y cuarto. Rima consonante: Se llama rima a la igualdad o semejanza de sonidos al final de dos o más versos. La rima empieza a contar desde la última vocal acentuada del verso, sea acento ortográfico, es decir, señalado con una vírgula, o prosódico. Read More…


“Dinamita”, un trovador de lo inverosímil


Autor: Giselle Tatiana Rojas Pérez
ELMUNDO.COM  – 6 de Agosto de 2012

Uno de los mejores exponentes de la trova antioqueña, “Dinamita”, por estos días es protagonista de los festivales de trova que se realizan en la ciudad. Participa en el Festival de la Trova Ciudad de Medellín  Foto: Pablo Andrés Pasos

Mateo Jiménez relató que escogió el apodo de “Dinamita” porque fue lo primero que se le ocurrió antes de que le pusieran “Bufanda”. “El primer día que entré a clases de trova llevé una bufanda porque tenía problemas en la garganta y por eso me iban a poner así, para la segunda clase me preguntaron cómo quería que me llamaran y lo primero que se me ocurrió fue ‘Dinamita’”, explicó. “Dinamita”, un trovador de lo inverosímil


Primer Festival de la trova enToronto Canada

El primer ganador del concurso de trova: Jairo Hernando Castro “Tachuela”

La masiva concurrencia que en número cercano al millar de personas se reunieron desde tempranas horas de la noche, el pasado sábado 16 de junio, se dieron cita en el amplio y agradable local de Liuna en Toronto, para deleitarse con la famosa trova antioqueña, casi que no abandonan el lugar. Todo fue alegría y rumba corrida con la presentación de destacados troveros, paisas de pura cepa, quienes inundaron el salón de carcajadas y sonoros aplausos. La boletería se vendió en 10 ciudades de Ontario y más de 40 patrocinadores y promotores se unieron al carrusel de la alegría.

Read More…

La trova antioqueña y la polémica oralidad-escritura

La relación entre lo oral y lo escrito ha sido una constante en la historia de la
cultura occidental y puede rastrearse desde la época de los griegos hasta nuestros
días, cobró fuerza a partir de la aparición de la imprenta; se acentuó en el siglo XIX
en Europa, cuando la literatura del viejo mundo se dio a la búsqueda de su propia
identidad y relegó en aras de su empresa toda otra literatura, que no fuera europea,
al plano de lo folclórico –en el sentido peyorativo del término–; y se agudizó en el
siglo XX cuando, en el contexto del desarrolló de las teorías literarias, se privilegió
el texto escrito.

Aunque esta es una postura que en las tres últimas décadas ha tendido a ceder, lo
cierto es que durante mucho tiempo la asociación del arte del lenguaje con el texto
escrito ha negado toda posibilidad de acceso de la oralidad al plano de lo estético.
Una explicación de ello quizá se deba al hecho de que la oralidad, antes de que la
tecnología permitiera guardar registros de voz, aparentaba una fugacidad física que
la hacía de alguna inmanipulable y, por ende, poco atractiva para los profesionales de
la literatura. Read More…

La trova antioqueña y la oralidad mixta

En una oralidad mixta, en cambio, la oralidad coexiste con la escritura. Puede suceder que la escritura ejerza una influencia parcial o tardía sobre la oralidad, como en el tercer mundo, donde los procesos de alfabetización a campesinos y adultos les llegan a una edad muy avanzada o llegan de manera fragmentaria y discontinua.
O es posible que en un medio donde prime la escritura sobre la voz, la oralidad se apoye en la escritura para preservarse; en nuestro país, aunque abundan en reelaboraciones de la tradición hispánica, podemos citar, entre otros, las novelas las recopilaciones de coplas de Antonio José Restrepo en el Cancionero antioqueño; las compilaciones de coplas de la región cundiboyacense y santanderes de Lucio Pabón Núñez y Enrique Otero D´Costa, respectivamente. En todos estos casos hay fijaciones escritas de relatos y poemas tradicionalmente orales, que no por haber sido pasados a la escritura pierden su carácter oral; en lugar de esto se desdoblan, adquieren una segunda forma, que redunda en beneficio de su oralidad, pues una vez escritos se convierten en textos de referencia. Read More…

La trova antioqueña y la tipología de la oralidad

Para Paul Zumthor (1991: 37) la oralidad pura –llamada también primaria e inmediata–, es aquella en la cual no existe, en absoluto, contacto alguno con cualquier forma de escritura. Es propia de aquellas civilizaciones para las que la voz constituye el fundamento cosmogónico, moral, normativo, jerárquico y cohesivo de la comunidad (38). Este tipo de oralidad es posible encontrarlo en comunidades arcaicas o primitivas, ya desaparecidas (38) como sin duda sucedió, en el caso de Colombia, con las tribus indígenas prehispánicas y con los esclavos negros traídos del África. En el caso de Antioquia, no obstante la escasez y provisionalidad de los estudios históricos y antropológicos sobre nuestros antepasados prehispánicos3, y ante la inexistencia de evidencias que revelen lo contrario, es posible afirmar, al menos
hasta ahora, que los grupos indígenas que poblaron la región antioqueña hasta la llegada de los españoles fueron sociedades agrícolas y tribales carentes de escritura y, por tanto, poseedoras de una cultura oral en la cual se basaba su cosmogonía, su jerarquización, y su cohesión social (Parsons, 1950: 31-38; Cadavid, 1960:19-48;
Reichel-Dolmatoff, 1982: 41-115; Castillo, 1988: 23-40 y Abadía, 1994). Read More…

Carácter oral de la trova antioqueña

La oralidad, como lo afirma Paul Zumthor (1991: 10), es un fenómeno tan antiguo
y universal como la humanidad misma, al cual muchas civilizaciones arcaicas y
marginales, del pasado y de nuestros días, deben su supervivencia, y en este sentido
la oralidad ha cumplido un papel sencillamente vital desde la erección misma de la
cultura hasta nuestros días. En lo que tiene que ver con los orígenes del pueblo antioqueño
–ágrafo y rural–, la oralidad significó la supervivencia para nuestros ancestros
de siglos pasados, cuando ni siquiera había en Antioquia escuelas donde estudiar las
primeras letras; también significó la supervivencia en la ciudad para los campesinos
que migraron a Medellín desde los distintos municipios del departamento a lo largo
de la primera mitad del siglo XX, quienes gracias a la oralidad perpetuaron mucho
de su vida campesina, mantuvieron vivos sus lazos de comunicación, permearon la
cultura urbana y lograron sobrevivir en una urbe adversa a pesar de las dificultades
(Villegas, 1993: 111); y aún hoy, a pesar del avance tecnológico, la oralidad sigue
siendo forma de cohesión, comunicación y supervivencia para el campesino antioqueño1
quien, al igual que hace cincuenta años, es obligado a migrar del campo
a la ciudad a causa del abandono estatal, de la exclusión social y de las múltiples
violencias de que es objeto en la actualidad. Read More…

Definición de la trova antioqueña

La trova antioqueña es una forma de poesía oral, improvisada que, a manera de
contienda, se difundió por gran parte de la región cafetera colombiana de influencia
paisa, durante el periodo de la Colonización antioqueña y fue traída –a causa de los
procesos migratorios vividos a mediados del siglo XX en Colombia– a la ciudad
de Medellín; su forma más difundida es la que se conoce con el nombre de trova
sencilla –una cuarteta octosílaba rimada en los versos pares, acompañada con tiple,
en la cual dos trovadores –o troveros– improvisan alternadamente sobre un tema que
puede ser libre o impuesto por un jurado cuando se canta en festivales o a iniciativa
del público o del trovador cuando se canta en otras circunstancias como fiestas, actos
cívicos, ceremonias, y demás celebraciones sociales.

ANTIOQUIA Y SUS COSTUMBRES

La población antioqueña es incuestionablemente la más vigorosa, emprendedora y enérgica de la Confederación Granadina. El viajero que recorre aquellas montañas áridas, aquella naturaleza desgarrada y abrupta que opone á las comunicaciones, á la agricultura, al comercio, á todas las industrias dificultades casi insuperables, no puede menos de adentrarse al encontrar en las faldas, en las hondonadas, en los riscos, por todas partes prados artificiales llenos de ganados, habitaciones cómodas y limpias, aldeas alegres y ciudades populosas. Exceptuando el valle de Medellín, que no solamente es risueño y gracioso sino de una fertilidad inagotable, las playas ardientes y enfermizas de los grandes ríos y algunas montañas de los pueblos del Sur, el país generalmente es estéril y la agricultura muy difícil. Los transportes son sumamente penosos, las praderas de grama requieren para formarse muchísimo trabajo, y extraer el oro del fondo de esos ríos precipitados y tumultuosos, ó rompiendo rocas de pórfido y granito, es labor de titanes. Read More…

Mario Tierra: El culebrero